Nomofobia. Un estudio sobre la opinión de un grupo de futuros maestros de primariaNomophobia. A study based on the opinions of future primary school teachers doxa.comunicación | nº 35, pp. 193-210 | 193julio-diciembre de 2022ISSN: 1696-019X / e-ISSN: 2386-3978Cómo citar este artículo: Amar, V. y Sánchez, B. (2022). Nomofobia. Un estudio sobre la opinión de un grupo de futuros maestros de primaria. Doxa Comunicación, 35, pp. 193-210.https://doi.org/10.31921/doxacom.n35a1317Víctor Amar. Doctor y Profesor Titular de Universidad, Departamento de Didáctica de la Facultad de Ciencias de la Educación en la Universidad de Cádiz. Profesor del máster Investigación Educativa para el Desarrollo Profesional del Docente; Universidad de Cádiz. Profesor del máster Interuniversitario en Dirección Estratégica e Innovación en Comu-nicación; Universidad de Cádiz y Málaga. Profesor del Programa de Doctorado “Investigación y Práctica Educativa”, Uni-versidad de Cádiz. Director del grupo de investigación HUM 818 “Educomunicación. Educom” perteneciente al Plan Andaluz de Investigación de la Junta de Andalucía. Líneas de investigación sobre educomunicación, tecnología edu-cativa y medios/nuevos medios en la educación. Director de la revista http perteneciente al Servicio de publicaciones de la Universidad de Cádiz. Profesor tutor de la UNED-Cádiz y profesor visitante en la Universidad Estadual de Bahía (UNEB, Brasil). Miembro de REICIM (Red Ecuatoriana De Investigación Cientíca Inclusiva Multidisciplinar). Miembro del Instituto Universitario de Investigación en Estudios del Mundo Hispánico (IN_EMHis) de la Universidad de Cádiz.Universidad de Cádiz, España[email protected]ORCID: 0000-0001-9036-2651 Begoña Sánchez. Profesora del departamento de Didáctica y Organización Escolar de la Facultad de Ciencias de la Edu-cación de la Universidad de Cádiz. Licenciada en Pedagogía (Universidad de Granada). Máster en Género, Identidad y Ciudadanía (Universidad de Cádiz. Doctora en Arte y Humanidades (Universidad de Cádiz). Miembro del grupo de in-vestigación HUM 818 (EDUCOM) perteneciente al Plan Andaluz de Investigación de la Junta de Andalucía. Codirectora del Observatorio Andaluz de las diversidades sexogenéricas, salud y ciudadanía. Instituto Universitario de Investigación para el Desarrollo Social Sostenible (INDESS), de la Universidad de Cádiz. Líneas de investigación sobre educación inclusiva, género, formación del profesorado y tecnología educativa.Universidad de Cádiz, España [email protected]ORCID: 0000-0002-1242-4172Resumen: La nomofobia es la sensación de malestar, ansiedad o miedo irracio-nal que se produce al estar sin el teléfono móvil. Para dar respuesta al objetivo de conocer y analizar el sentir del alumnado universitario nos valemos de la metodología cualitativa inspirada en el análisis, in-terpretación y ordenación de la información vertida en el foro de una asignatura de cuarto curso del grado de educación primaria. Los resul-tados se extraen a partir de la opinión de los participantes sobre diver-sos pareceres en relación con la nomofobia, vinculado a lo profesional Abstract: Nomophobia (no-mobile-phone phobia) is a feeling of discomfort, anxiety or irrational fear that results from not having a mobile phone. In order to achieve the objective of revealing and analysing the feelings of university students, we have used a qualitative methodology based on the analysis, interpretation, and organisation of information provided by a forum in a fourth- year subject of the degree in primary education. Results have been drawn from the opinions of participants regarding diverse judgments of nomophobia linked to professional or personal Recibido: 16/08/2021 - Aceptado: 03/03/2022 - En edición: 30/03/2022 - Publicado: 01/07/2022Received: 16/08/2021 - Accepted: 03/03/2022 - Early access: 30/03/2022 - Published: 01/07/2022
194 | nº 35, pp. 193-210 | julio-diciembre de 2022Nomofobia. Un estudio sobre la opinión de un grupo de futuros maestros de primariaISSN: 1696-019X / e-ISSN: 2386-3978doxa.comunicación1. IntroducciónSe habla de fobia en muchos aspectos de la vida. Del mismo modo, que se podrían encontrar las lias. No es una moda, se trata de un modo de relacionarse, por ejemplo, con el teléfono móvil. Estamos ante una realidad que, de un tiempo hacia acá, también ha llegado y se ha desarrollado entre las tecnologías. Sin ir más lejos no hay duda que existen dos entornos bien diferenciados sobre estos matices a favor o en contra de las tecnologías en la cotidianeidad: los tecnofílicos y los tecnofóbicos. No obstante y sobre este particular, se podría decir que también hemos experimentado, y no es nuevo, una profunda presencia de términos anglófonos que se imponen en el día a día.En este sentido y sin abandonar el ámbito de las tecnologías, se habla de e-learning, e-mail, homepage, streaming, password, online, forward o wireless, entre otros muchos conceptos. Una presunta invasión que modela nuestro sentir y manera de relacio-narnos con las tecnologías (Marta-lazo y Gabelas, 2016). Incluso, se considera que existe un inglés instrumental para las tecno-logías, programas o aplicaciones. Se podría asegurar que hay personas que solo conocen los conceptos en inglés. E, igualmente, existen abreviaturas que proceden de esta lengua como es el de la nomofobia (“no-mobile-phone phobia”), la cual es motivo de estudio de este artículo. Además, en otro ámbito de cosas, cabría señalar la existencia desde hace casi una década de prestigiosos estudios que abren el camino para la presente investigación (León, et al., 2021; Rey, et al., 2010), con perspectivas que lo abordan desde la adición (Pascual y Castelló, 2020) o la propia educación (Colomo, et al., 2020).La nomofobia, en términos generales, podría entenderse como aquella sensación de malestar o ansiedad que se produce al estar sin el teléfono móvil. Se puede llegar a convertir en un miedo irracional por no poder interactuar con el dispositivo inalámbrico, pues se ha olvidado, está sin batería o no hay conexión. Algo que con la (r)evolución tecnológica se hace extensible a los smar-tphones que, también, tienen en sus particularidades o prestaciones funcionar como un ordenador. Es decir, hay personas que tienen una gran dependencia por estos dispositivos inalámbricos y que podría interpretarse como adicción (Skarupová, et al., 2016). Y, por ello, sería más pertinente hablar de tecnoadicción que, en ocasiones, puede ser interpretado como dependencia o un simple comportamiento de refugio ante la falta de algo.El problema se encuentra cuando el usuario se ve utilizado por el dispositivo y no es, precisamente, al contrario. Su dependencia es tal que no logra obrar o sentirse bien, pues cree que le falta o se pierde algo, ya que no está conectado a la realidad o a su reali-dad tecnológica. Le falta su dosis de inmediatez o su píldora de hiper simplicación que con un sencillo clic se abren las ventanas para ver, entender y participar de su mundo (Cabero, 2016; Sacristán, 2018; Cabero y Marín, 2019). En denitiva, para mantenerse conectado a su entorno (Aparici y García, 2017).o personal. Para ello, se establecen bloques temáticos en torno a dife-rentes signicados que forman parte del discurso. En las conclusiones cabría convenir que no se reconocen adictos, solo atraídos por los te-léfonos móviles, además de ser una preocupación, para la que han de saber dar respuesta, como futuros profesionales de la educación.Palabras clave: Universidad; educación; Nomofobia; formación inicial del profesorado.issues. For this reason, thematic blocks have been established according to various meanings that form part of the discourse. In conclusion, agreement was reached that the participants do not see themselves as addicts, but rather as individuals who are attracted to mobile phones, yet they see this as a concern that they will have to manage in their role as future education professionals.Keywords: University; education; Nomophobia; initial teacher training.
doxa.comunicación | nº 35, pp. 193-210 | julio-diciembre de 2022Víctor Amar y Begoña SánchezISSN: 1696-019X / e-ISSN: 2386-3978195La ansiedad al no disponer del teléfono móvil cuenta con algunas variantes pues esta sensación de falta no solo se genera cuando se ha olvidado el aparato en la casa, algo que sería interpretable como que más tarde voy tener acceso a él. Sino que, también, cuando se ha extraviado en algún lugar, se le ha agotado la batería o el crédito (en el caso que sea de prepago) o por otras circuns-tancias, por ejemplo, cuando el usuario está sin cobertura. En estos casos, se produce o se traduce en ansiedad; y al no estar en conexión, se siente incómodo. En gran medida, el usuario se muestra disconforme ante una situación en la que no dispone de su teléfono entre sus manos y no puede acceder libremente a sus contenidos o ámbitos de relaciones. Y, a partir de ese momento la «discomunicación» (Alonso-Fernández, 2003: 63), como aquella sensación de aislamiento, se apodera del usuario. Mientras que la incomunicación, interpretada como soledad, se hace extensible al resto de sus contactos.La persona nomofóbica se muestra ansiosa ante la imposibilidad de estar conectado con el teléfono a su realidad. Vive depen-diente y encorsetado; ya que su deseo o hábito es estar online permanentemente; o al menos, teniendo la seguridad de que podría conectarse en cualquier momento. Una aparente patología inspirada en el abuso o sobre uso del teléfono inalámbrico, produciéndole estrés o mal humor, ansiedad o desesperación (González et al., 2020). Su vida cotidiana se encuentra circunscrita a lo que interpretamos como mal uso, de este dispositivo de comunicación, información y relación (Garrido et al., 2016).Los excesos con los teléfonos móviles existen y se maniestan de varias maneras (Besoli et al., 2018; Santana et al., 2019). En este sentido, por ejemplo, cabría señalar el phubbing, que se trata del hecho de ignorar a una persona e, incluso, al propio entorno vital por centrarse en atender a la tecnología/móvil y sus contenidos (Ríos Ariza et al., 2021). Y si se quiebra está actividad, el usuario puede llegar a mostrarse inquieto, molesto o, en ocasiones, violento. Pero la nomofobia puede encontrar relación con la autofobia (miedo a estar solo). El no querer verse solo precisa de conexión con lo demás, al menos, con su círculo de amistades o conocidos y, por ello y en cierto modo, se explica la premura de dar a unos y otros su contacto. Asimismo, estamos ante una particular manera de experimentar la demofobia (como aquel miedo a las multitudes) que es suplido por las pantallas del móvil. Es decir, el usuario registra una particular sensación de estar con los demás, pero no de modo presencial.Ahora bien, ¿qué más se puede necesitar? Sí a través del móvil se tiene acceso a todo lo que se necesita. O sea, el usuario puede trabajar, pedir comida, encontrar compañía, ver un lme o encontrar la información necesaria...Esta persona está tan cercana al móvil que no permanecer junto a él, le podría suponer una incomodación. A todas luces estaría-mos ante un impacto social (García-Umaña, 2017), una adicción (Muñoz-Rivas y Agustín, 2005) o una moda (Sánchez-Carbonell et al., 2008). Y para nosotros, en estos momentos, se trata de un motivo de estudio con este alumnado universitario. En virtud de lo cual establecemos un objetivo general, a partir de conocer y comprender, que aglutinamos en dos vertientes: a) la de conocer el sentir de un grupo de alumnos universitarios que han participado del foro de la asignatura “Comunicación y tecnología de la información en educación” en el grado de educación primaria de una Universidad española y b) la de comprender por qué vier-ten determinadas opiniones sobre la nomofobia. E, igualmente, atendiendo a las enseñanzas de Decuir-Gunby y Schutz (2017: 33) proponemos las siguientes cuestiones de investigación, a tenor del axioma de What do i want to know?/ ¿Qué quiero saber?: ¿Qué origina sostener la opinión del alumnado en general? ¿Qué propicia determinadas opiniones al respecto de la nomofobia? ¿Qué ha supuesto y supondrá estas decisiones en el desarrollo profesional de estos futuros maestros de primaria? ¿Hacia dónde puede derivar?
196 | nº 35, pp. 193-210 | julio-diciembre de 2022Nomofobia. Un estudio sobre la opinión de un grupo de futuros maestros de primariaISSN: 1696-019X / e-ISSN: 2386-3978doxa.comunicación ¿Están preparados para afrontar la realidad poliédrica profesional? ¿Qué posibles obstáculos enfrentarán? ¿Qué efectos encontrarán en su desarrollo personal y profesional? 2. Metodología2.1. Generalidades e informantesLa investigación cualitativa podría ser un buen camino para analizar y conocer una realidad que merodea al estudiante univer-sitario. Con certeza, la investigación cualitativa “ha llegado a la mayoría de edad” (Flick, 2014: 19). Como señala Mejía sobre la investigación cualitativa: “El procedimiento metodológico que utiliza palabras, textos, discursos, dibujos, grácos e imágenes para comprender la vida social por medio de signicados y desde una perspectiva holística” (2004: 278). En este sentido, la pre-sente investigación se ha llevado a cabo siguiendo las pautas de un diseño cualitativo e interpretativo (Denzin y Lincoln, 2005; Hernández et al. 2006), de tipo documental, el cual determinó el procedimiento de selección y acceso de la muestra documental: el foro de clase de una asignatura de comunicación y tecnología educativa.Igualmente, el instrumento por el cual nos acercamos al sentir de los estudiantes fueron los comentarios vertidos en el foro de esta asignatura optativa, del cuarto curso, titulada “Comunicación y tecnología de la información en educación” en el grado de primaria de una Universidad española. Iniciándose a partir del tópico “¿Conoces la nomofobia?”, el hilo de conversaciones se sucedió durante 10 días; tiempo en que estuvo activo este foro hasta que se abrió el siguiente sobre “Sobre los riesgos de Fort-nite”. A través del diseño documental nos acercamos a los comentarios del foro, autores como Montagud (2020), señalan que la investigación documental, es la que obtiene, selecciona, organiza, interpreta, compila y analiza la información a través de fuentes documentales diversas, tales como libros, hemerografía, registros audiovisuales, entre otros.De un total de 149 alumnos matriculados en el curso, el número de respuesta fue de 94, con la participación de 51 estudiantes, ya que algunos repetían en el foro dando respuesta a los intervinientes. El resto no contestó, aunque nos consta que participaban leyendo los comentarios de los compañeros, pero sin dejar constancia de su presencia en el foro. La actividad no era evaluable.El respeto al anonimato de los participantes será absoluto. E, igualmente, cabría añadir que todos aceptaron formar parte de esta investigación. Algo que se les comunicó en clase, días antes de que se abriera el foro. No obstante, el docente prerió permane-cer al margen y no participar con alguna réplica o contrarréplica, considerando que podría romper el hilo de la conversación, la dinámica participativa o “contaminar” la opinión del alumnado.E, igualmente, atenderemos a la diversidad de pareceres. Algo que nos beneciará ampliando nuestros puntos de miras pues, la interacción de los unos con los otros propiciará un mejor conocimiento de este fenómeno con los teléfonos móviles. Asimismo, no se perderá del horizonte la posible penetración que esta fobia puede llegar a tener en el seno del aula, en las relaciones con el alumnado y en el rendimiento escolar, una vez sean maestros.
doxa.comunicación | nº 35, pp. 193-210 | julio-diciembre de 2022Víctor Amar y Begoña SánchezISSN: 1696-019X / e-ISSN: 2386-3978197La dinámica se inició el viernes, 15 de marzo de 2019, con un mensaje de abertura del foro, en estos términos:  Hola. Coloco un tema a debate... Antes, por favor, lean este pequeño artículo de la revista Muy Interesante...  https://www.muyinteresante.es/curiosidades/preguntas-respuestas/que-es-la-nomofobia-151392813381 Luego, lo debatimos en este foro de clase. Atentamente. El profesor.El primer mensaje se redactó el domingo, 17 de marzo de 2019, y el último fue enviado el domingo, 26 de marzo de 2019 (fecha en que se cerró este foro de clase para iniciar otro el día siguiente). Una actividad que permanece abierta, con diversos tópicos a debate, hasta la nalización del curso.El foro es el verdadero instrumento de información y análisis, que utilizamos como modo de conversación. Según Kvale (2011: 23) la conversación “es un modo básico de interacción humana. Los seres humanos hablan los unos con los otros, interactúan, plantean preguntas y responden a ellas. Mediante las conversaciones conocemos a otras personas, nos enteramos de sus expe-riencias, sentimientos y esperanzas y tenemos noticias del mundo en el que viven”2.2. Fases y procedimientoLa investigación pasó por varias fases, no obstante, siguiendo a Álvarez-Gayou (2005) se siguió una secuencia metodológica y un orden. En este sentido, las fases de la investigación fueron: Fase 1. Planear la Investigación documental. Seleccionar, plantear y delimitar el tema; elaborar plan y organizar el trabajo. Acción a) Dar la información pertinente sobre la investigación en la que irían a formar parte como informantes. Acción b) Establecer el tópico de investigación y demarcar las fechas de apertura y cierre del foro de debate. Fase 2. Recoger y seleccionar la información. Lectura de documentos, recogida y organización de la informa-ción. Acción a) Realizar la captura y ordenación de la información. Fase 3. Analizar e interpretar la información. Clasicación de la información. Acción a) Codicar la información y realizar la triangulación. Fase 4. Redactar el trabajo de investigación. Estruc-turación y redacción del trabajo: Acción A) Integrar la información y redacción del informe. Acción b) Adaptarlo al formato de artículo y llevar a cabo la redacción del mismo.Igualmente, se optó por establecer núcleos temáticos para contribuir “a la conformación de signicados. (…). Así se aleja de categorías conceptuales, de la pretensión de describir y se acerca a la conformación de signicados” (Misischia, 2020: 72). Estos signicados, a su vez, son los que “estructuran la narrativa, conectados y formando parte del discurso” (Ayala, 2017: 92).Con certeza, y siguiendo lo señalado por Flick (2004: 15) “La investigación cualitativa tiene relevancia especíca para el estudio de las relaciones sociales, debido al hecho de la pluralización de los mundos vitales”. Nuestra elección por la metodología cua-litativa está inspirada en la necesidad de desarrollar un estudio sobre una temática de actualidad, muy cercana a las relaciones humanas y sociales y que los márgenes que la acogen está en continua transformación. Como señala Pérez Serrano: “La metodo-logía cualitativa se reere en su más amplio sentido a la investigación que produce datos descriptivos: las propias palabras de las personas, habladas o escritas, y la conducta observable” (2001: 29). Por ello, hemos elegido trabajar con estudiantes universita-rios, con el teléfono móvil y el pretexto de la nomofobia.
198 | nº 35, pp. 193-210 | julio-diciembre de 2022Nomofobia. Un estudio sobre la opinión de un grupo de futuros maestros de primariaISSN: 1696-019X / e-ISSN: 2386-3978doxa.comunicaciónEs más, la investigación cualitativa inspirada en el diseño documental es una propuesta de interpretación de los escritos de una actividad de clase (foro de la asignatura). El análisis documental, suscribiendo a Ruiz (2012), se basa en la lectura como técnica de recogida de información, y debe realizarse de forma metódica, objetiva, cuestionable y válida, ya que con ella pretendemos claricar nuestro trabajo. Con todo, los textos son motivo de análisis y triangulación, con la intención de comprender las aporta-ciones de los estudiantes. En denitiva, “el análisis del discurso constituye un marco metodológico para el análisis documental, en el entendido de que los documentos son discursos expresados a través de textos” (Peña Vera; Pirela Morillo, 2007: 63). Con un propósito que hacemos coincidir con Rivas (2009: 29) sobre: “Comprender mejor la sociedad en que vivimos a partir de la actuación de cada uno y cada una de los que forman parte de ella”.En este sentido, cabría puntualizar que “la tarea de la investigación es sacar a la luz los supuestos y premisas implícitas de la vida social sujetos a transformación, así como las proposiciones que no varían” (Popkewitz, 1998: 77). Y esta será nuestra consigna metodológica, a través del análisis del discurso como técnica, sin olvidar que todo es interpretable y que nos interesa establecer un ámbito de reexión sobre la nomofobia para darlo a comprender.2.3. Sobre el compromiso éticoEn una investigación de estas características se hace imprescindible establecer unas pautas que suscriban el compromiso ético. Apartándose del quehacer extractivista, la responsabilidad se ciñó al grupo de informantes en mantenerlos informados a través de comentarios en clase en clara referencia a los resultados y de la existencia de un informe previo. Entre los principios éticos a tener en cuenta en la presente investigación consideramos el consentimiento informado, es un principio básico garante de la autonomía y del derecho a la privacidad de los datos de la persona informante. Este consiste en un proceso encaminado a que la persona participante conozca los riesgos, los benecios y las consecuencias que se puedan presentar durante el desarrollo de la investigación en la cual participa (Vargas et al., 2007). Las personas que participan en una investigación deben ser conocedoras de todo el proceso y “deben recibir información acerca de los objetivos de la investigación, el tipo de participación demandada o esperada, así como el uso que se hará de los resultados obtenidos” (Abad, 2015: 105).E, igualmente, nuestro quehacer se instauró sobre tres principios de intervención ética (Denzin, 2008: 189): “el respeto a los otros”, “el saber escuchar”, así como el de “la cautela y la humildad”. Por último, la responsabilidad ética, que hemos hecho de ello nuestro compromiso de investigación se sustenta sobre lo explicitado por Roth y Unger (2018). Quienes suscriben aspectos tan elementales como el anonimato, o bien la corresponsabilidad en la investigación cualitativa, vinculado con el hecho de conocer y dar a comprender.Para nalizar este subepígrafe sobre el compromiso ético, hacemos nuestras las palabras de Ricouer (2006: 20-21) quien man-tiene que: “La vida sólo se comprende a través de las historias que contamos sobre ella, entonces, podemos decir que una vida examinada es una vida narrada”. Por ello, nuestra intención de aprender de la opinión del propio alumnado. A los que considera-mos futuros profesionales con valor epistemológico. Y todo bajo un común denominador: la honestidad en la investigación, en relación con los comentarios vertidos por los participantes y el valor de sus aportaciones (Cerillo, 2009; Abad, 2016).